¿¿Qué actitud???

Suele decirse que el nuevo espacio web 2.0 es más una actitud que una tecnología. Esta afirmación no determina qué tipo de actitud crea este nuevo uso tecnológico de la web, más hippie pero, a su vez, más masivo, vulgar y poco creíble.

La web se ha convertido en una especie de espacio perceptiblemente ilimitado donde cada uno escribe, cuelga, coloca o divulga sus necesidades. Vamos,como una especie de wáter mundial donde se tira de todo. “Qué wai, qué wai, otra bonita mountain bike….”

Y es que hasta el tipo más imbécil del planeta puede opinar, aunque eso lo haya hecho siempre en la plaza del pueblo, en el bar, en el curro, en el barrio, en su ciudad de provincias o en la macrourbe donde se ahoga y se pierde, el problema es que ahora sus opiniones pueden trascender a un nivel superior de la plaza, del bar, del curro, del barrio, de la ciudad de provincias o de la macrourbe. El proceso es el siguiente…El imbécil coge su vida llena de faltas de ortografía y que a nadie le importa, con unas cuantas de sus opiniones, sus ideales neo-nada y los cuelga en su blog, fotolog, cuenta de youtube o de facebook…Otro tipo más imbécil todavía lo lee, lo venera, escribe sus comentarios, se lo cuenta a sus colegas, los colegas se unen, crean una crew, un grupo de facebook, en el que empiezan a hacerse más y más fans (¿fans de qué?)…hasta conseguir más poder de convocatoria que un premio Novel. Y sino, miremos a Belén Esteban(me duele escribir dos veces su nombre en mi blog), que a pesar de que, por edad, utilizó el medio Tv es un claro ejemplo de lo que estoy intentando referirme (ahora me pregunto quien será la Esteban de la web 2.0)

Pero luego, el imbécil, que no piensa en que un día algo puede ir mal, que quizá llegue el día en que  no pueda pagar la hipoteca que adquirió para comprarle la Wii a su hijo de 2 años, resulta que su xurri tiene cáncer por haber empezado a fumar a los 12 años y entonces, se empieza a cagar en la sociedad posmoderna, y empieza a trazar un plan contracultural y se caga en el gobierno porque no invierte en educación, investigación, desarrollo y esas cosas que hacen falta, y sí, se caga también en el WC de la web 2.0 y en varias cosas más que resume en: La vida es una mierda, co-le-ga.

Así que bajo mi humilde opinión (y no por eso menos válida que la del imbécil) deberíamos plantearnos si la redefinición de la sociedad que se está produciendo es a mejor; y hasta qué punto nosotros somos los culpables por escoger a los imbéciles como líderes de opinión (será por que en el fondo todos lo somos).

Ejemplos de web 2.0 prohibida:

bakala007.blogspot.com/

http://www.todocanis.com

http://www.fotolog.com/noiets_munissims/21526263

Y sí, quizá yo soy una de esas imbéciles, pero y qué, si ellos dan su opinión, yo también.

Para los que siempre creyeron que otro mundo era posible

“Por qué voy a trabajar, qué voy a hacer esta noche, cómo podría meter mano en la entrepierna a esta chati tan rica aquí a mi lado, escapa y hazte vaquero, prueba la suerte en Alaska, las minas de oro, apéate y da la vuelta, no te mueras aún, espera un día más, un golpe de suerte, el río, acaba de una vez, hacia abajo, hacia abajo, como un sacacorchos, las cabezas y los hombros de fango, las piernas libres, los peces vendrán a morder, mañana una vida nueva, dónde, en cualquier parte, por qué empezar de nuevo, en todas partes lo mismo, la muerte, la muerte es la solución, pero no te mueras aún, espera un día más, un golpe de suerte, una cara nueva, un nuevo amigo, millones de oportunidades, eres aún muy joven, estás melancólico, no mueras aún, espera un día más, un golpe de suerte, en fin, a tomar por culo, etcétera (…)” Henry Miller

Y sí, señores, hubo días en que el mismísimo Miller no entendió nada, hay días en que nadie entiende nada…y aún así, normalmente nos limitamos a callar (o a chillar), a tardar un poco más en dormirnos por la noche y a esperar, otra vez, a que llegue mañana.

Miller lo tenía más difícil, vivió en una época con trabajos denigrantes y mal pagados… Como ahora. Lo cierto es que pocas cosas cambian, y las revoluciones siempre acaban volviendo al estado en el que comenzaron. Pero queridos habitantes del siglo XXI, Miller pudo alardear de haberse casado con Marilyn Monroe, pero estoy convencida de que no hubiese escrito lo que escribió (o sí) si hubiese tenido internet…

Internet y su intercambio permanente, sus hopes&favours y su interaccionalidad permiten hoy crear proyectos como http://www.suite101.net, un portal creado a partir de una red de colaboradores mundiales, cada uno especializado en temáticas diferentes, que trabajan como freelances colgando artículos sobre de lo que son especialistas. ¿El resultado? un conjunto de más de 2000 artículos de calidad y de actualidad que hablan de temas tan diferentes como la cultura, la política, el cine, la salud, la historia, la moda, el interiorismo, las nuevas tecnologías….

Lo mejor de todo es que todo el mundo puede convertirse en colaborador y cobrar por ello. Y es que con el toma y daca de internet, hay quien consigue cumplir la utopía de no madrugar, ni tener jefe, ni horario, ni preguntarse otra vez en qué se equivocó.

¿Alguien da más? una vez más… siempre nos quedará internet!!

Generación X

Queridos compañeros de batalla, nacimos en los ochenta; más tarde no llamaron “Generación X”, por llamarnos de algún modo porno e indeterminado. Nacimos con el multicanal, la ropa hortera y el color analógico y crecimos con Heidi, Disney, Goku, las gemelas Olsen, “Salvados por la campana” o “Dawson Crece”. Pero luego, descubrimos que Heidi se volvía Emo, que Disney era nazi, Goku un cuarentón friki, las Olsen unas fashion victims yonkies, los de “Salvados por la campana” unos burgueses en comparación a los de “Al salir de clase”, “Compañeros” y, como no, “Física o Química” y Dawson creció y Katie Holmes se pasó a la cienciología…Qué le vamos a hacer, el tiempo pasa, las cosas cambian…y para muchos el pasado siempre fue mejor…

Efectivamente somos una generación perdida, los hijos desidealizados de los hippies acomodados, los del Nenuco y el ordenador, los de la Barbie y la anorexia. Fuimos los conejillos de indias de la revolución tecnológica, del sistema educativo y de la comunicación. ¿Pero, qué pretendían con tanta desazón infantil?

Con la adolescencia nos volvimos adictos a las relaciones a través de una pantalla, a los sms, al lenguaje cifrado y a los emoticonos, a los mms y cuando empezamos a dudar entre la “V” y la “B”, para muchos, fue demasiado tarde (aunque para ellos, ya se inventó el corrector automático).

Y me reiteraré que soy así por culpa de toda esa tropa que inventó el Gran Hermano, los de los programas como el Diario de Patricia, Mujeres y Hombres y viceversa o O.T, el que creyó que Belén Esteban debía de convertirse en una figura pública, el creador del messenger, el del fotolog, la conexión de banda ancha, los teléfonos móbiles, las cámaras digitales, el TDT, los dibujos animados con minifalda, y toda esa tropa digital revolucionaria que nos han hecho así.

Este post es para aquellos nostálgicos como yo  que no pasaron de la GameBoy, os dejo un link para que veáis que queda, todavía hoy, en la red, un rincón para donde el tiempo es un simple espectro.

http://www.chiptune.com/Gameboy

Siempre nos quedará internet. 🙂